.

Me siento una débil, frustrada, una vulnerable que cree sentirse amazona pero se engaña con una ‘frase hecha’. No creo haber hecho nada interesante de mi y mi vida hasta ahora. Mas que, ¿qué? Haber terminado el colegio y decidir mi cambio para bien que resulto no ser para bien completo y dedicarme a nada porque cada carrera que empecé la dejé y no obtuve ningún título más que el secundario. El único logro en mi vida fue haber bajado de peso y lo aprecio y agradezco y me siento orgullosa de eso porque es la ÚNICA meta a la cual llegué, es ni razón de ser. De ese tiempo a esta parte nada mas puede compararse con tal logro. A menos que volver a vivir después de casi dejarme morir por algo que está ligado a ese logro cuente… Salir adelante luego de la anorexia puede contar como tal el día que yo la pueda contar estando 100/100 recuperada mental y anímicamente, mientras tanto la cuento a medias… Sin lágrimas en los ojos pero con la palabra titubeante de que aún queda un recorrido juntas.

Mientras tanto no pienso en seguir fracasando aunque ya soy disco rayado y lo hago. Giro y giro. Vuelta en círculo. Ahí, en ese vicio de lastimarme. Y sin quererlo dañando a mi mamá, a mi hermano, papá, mi familia. Nadie mas que ellos me banca. Porque, a veces, ni yo me banco y quiero mandarme bien lejos, allá donde no exista nada de esto, donde sea un planeta paralelo y pueda ser y pueda SABER SER, saber QUIEN quiero y elijo.

Cuanto desastre mas voy a hacer? No digo basta nunca o es que es mi vicio arruinarlo todo.

Anuncios

analizando días.

Si analizo estos días inundados de ansiedad, soledad y angustia encuentro que cada frase que leo, cada consejo, cada predicción está cumpliéndose. Sí, así es como lo veo.

Sin oscuridad no se brilla. Y esto ha de ser parte de esa oscuridad. El brillo? Llegará.

Ya hemos estado turbiamente oscuros. Y brillamos.

Salir de mi.

¿Y acaso no será esto parte de la entramada astrología? ¿estaré transitando ese paso de ver la oscuridad en mi, de encontrar luz en ese espacio oscuro y vacío? Quizás.

Así se comienza. Y que todo se aclare. Que se aclare con fuego. Porque… Si vamos vamos en serio. No más oscuridad que me haga temblar de miedo. Ver todo esto es parte, de ese cambio, de ese anhelado cambio. Y saber reconocerlo es trascender. Salir de esto. Salir y soltarlo todo.

Soy. Yo. Mi. Ego.

Ego. El gran enemigo. Ese quien no me deja observar más allá de mi y de lo que soy o aquello que planeo ser mientras todo a mi alrededor se fuga lentamente. Se me pasan los días así, viéndome como la causa de todos esos efectos, como la gota que está a nada de rebalsar y hacer que el agua se derrame y haga de esta vida un río, un río turbio que nadie quiere depurar.

En tanto el ego esté dominando la situación actual no va a suceder el cambio de panorama. Aquello que necesito, que necesitamos, que esta vida requiere va a darse cuando quite mi yo por encima del resto. Cuando el ego se de por vencido y no sea el protagonista. Que ya no deje huellas. Que no marque mi cambio.

Miedo a que pase tarde y se pase.

Y porqué será que insisto.

En hacerme daño, en buscar ahí donde no hay nada. Donde ni polvo de algo queda.

Prometo no dañarme e insisto en hacer cosas que claramente me lastiman.

Y en tanto no esté en mí el cambio, ese clic mágico que me haga razonar y ver lo mal que estoy conmigo, hasta que eso no suceda voy a seguir en esto. En este círculo. Y ya no quiero estar girando en falso como un disco rayado diciendo que voy a cambiar y que es la última vez porque las palabras son fugaces.

No quiero que se me haga tarde. No.

Ignorance is your new best friend

Qué problema tienen las personas que ignoran a otras?

A otras que no les han hecho nada. Nada más que intentar brindar su amistad. Ya sea en persona o por un teléfono.

Porque no fueron dos o tres conversaciones donde ya desde un comienzo no asomaba una duración más allá… Fueron charlas…largas, entretenidas… Al menos eso es lo que percibía. Una de las partes se abre, encuentra en el otro que puede ser sin más, ser ella misma. Confiar en sus palabras.

Pero de golpe, un día una parte decide borrarse. Sin aviso. Sin excusas. Solo ignorando. Ese es su método.

En lugar de aclarar, de anticiparse y confesar que ya no tiene ganas de esa amistad, que nunca consideró que eso era amistad. En lugar de admitir su problema con la otra persona y de una vez decir “no me hables más” elije callar. Ignorar. Y ese será su karma si es que existe. Conocer alguien y que ese alguien después de creer o imaginar una amistad de repente no le responda nunca más.

sobre el miedo y el tiempo.

un comienzo nunca es apresurado
no se precipita el principio de una historia
un cuento, un capítulo.
solo llega y transcurre.
así como el río fluye,
sin tener un punto exacto de inicio
y mucho menos cierto un final.
así que mientras más desee una historia , más será el tiempo que tardará en comenzar. ese deseo no me provoca fuerzas para salir por él, sino, al contrario, me incita a quedarme quieta, inmóvil deseándolo cada vez con más ganas. me paraliza. es un deseo que se hace miedo y me paraliza.
¿por qué no tomar la decisión de buscar y dejarme encontrar por aquella historia?
por miedo.
y qué hago yo con ese miedo más que guardarlo y creer que lo domino cuando en verdad el tiene el control sobre mis actos y queda reprimido.
acá estoy, queriéndo hacerle frente.
pero, ¿cuánto más va a tardar? ¿cuánto así?
si sé que no quiero esto para mi. si tengo claro que romper el cristal me va a salvar ¿por qué le temo?
¿por qué espero que las cosas más bellas me sucedan porque sí, sin ganarmelas y sin tener que luchar por ellas?
es que aun no terminó la etapa de los ‘porqués’ de la niñez…
la etapa dependiente… que no sabe vivir sin escuchar al resto.
es que en base a nuestras vivencias nos armamos. aun no queriendo ser de tal o cual manera, tener tal o cual carácter.
“somos lo que hacemos para cambiar lo que somos” en el día a día… viendo el ayer y no queriendo repetir errores, tonterías, no queriéndo errar.
claro que las cosas que me pasaron particularmente me hicieron quién y cómo soy pero eso no justifica todo este miedo. ni esta relación de dependencia que llevo desde mi infancia.
claro que sé que debo cambiar. soy yo quien debe abrirse y animarse a mas. pero todo me llevó tiempo, más del debido. todo fue de a poco. y es ahora cuando veo y me doy cuenta de estas cosas.

TIEMPO.